#14 – Necesidades humanas, retweets y carnets de conducir

 

En este episodio reflexiono un poco desordenadamente sobre las zonas de confort, las necesidades, la pirámide de Maslow y mi proceso para hacer llevadera mi propia mudanza tan lejos de casa. Mi proceso, además, es totalmente voluntario, y eso condiciona este episodio enormemente: quien se tiene que ir por necesidad tiene otra papeleta muy distinta que resolver. Se resume en:

  • Resuelve cuanto antes todas tus incomodidades más intrascendentes (además de los trámites obviamente)
  • Procura tener una “vida en casa” muy parecida; igual de cómoda o más cómoda que la que tenías en tu lugar de origen
  • Procúrate formas de mantener tus aficiones cuando estés en casa, cuales fueren:
    • Videojuegos
    • Jardinería
    • Cocina
    • Lectura
    • Netflix
    • Comunicarte con tus allegados
    • Grabar podcasts, por supuesto

Cuando haces eso, al menos sabes que cuando te tengas que quedar en casa por H o por B, eso no va a ser un problema más a sumar a la lejanía, el desarraigo, o si es el caso, la soledad.

También os hablo del carnet de conducir australiano y os recomiendo de parte de Antonio (@hekatome en twitter) un podcast que nos citó en su comentario: la serie Blueprint for Armaggedon del podcast “Hardcore History”, de Dan Carlin.

¡Ah, y William Gibson () me ha retwitteado este tweet:

 

Me he pasado internet.

5 comentarios sobre “#14 – Necesidades humanas, retweets y carnets de conducir

  1. Muy bien, es una buena forma de pensar, y sobre todo es importante cuando ya tienes recorrido. Por ejemplo, no es lo mismo vivir en un país extranjero con 23 o 24 años (y con otro plan, en el fondo), que con 35+ y una vida ya consolidada en España.

    Y yo de ti intentaría conducir el bicho más gordo que te dejen 😀

  2. Me parece un tema muy bien reflexionado y muy, muy importante de base, añadiendo el exponencial de lo propenso que sea cada uno a rallarse y darle vueltas a las cosas. El factor vulnerabilidad no es el mismo para todos, pero estas ‘pequeñas’ cosas sí son cruciales para cualquiera a mi entender, como tú bien defiendes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *