Este sitio web usa un conjunto extremadamente mínimo de cookies para garantizar su funcionamiento, que corre a cargo de WordPress (la versión open source). Personalmente no me interesan las estadísticas ni la publicidad, y he desactivado esos botones diabólicos de compartir en redes sociales. En ese sentido, puedes estar tranquilo. Tengo lo mínimo para que esto funcione, y pienso seguir así.

Cuando envíes un mensaje a través del formulario de contacto, o si dejas un comentario en un artículo, el sistema te pedirá una dirección de correo electrónico. Uso esa dirección para:

  1. Protegerme del Spam. Esa dirección de correo electrónico es filtrada por Akismet (🇺🇸), que protege esta web de timadores y todo tipo de escoria digital.
  2. Tratar cosas personales de forma personal. Puedo querer ponerme en contacto directo contigo en el caso de que preguntases algo muy personal, que tú o yo no quisiéramos que saliese publicado en la web de forma pública.

No uso nada más, para nada, y no tengo ningún interés en cambiar este aspecto. Si quieres que elimine tu dirección de correo electrónico y tus comentarios de este blog, déjame un último mensaje en el formulario de contacto.